Oskar Epelde: "El deporte tiene una función esencial en la sociedad"

Evelyn Onyango, portera del Mukuru Talent

El deporte aficionado moviliza a cientos de millones de personas en el mundo. Sin embargo, existe un abismo enorme entre su importancia social y su cobertura mediática. Por qué crees que los medios de comunicación “opacan” esta gran movilización ciudadana cotidiana y prefieren limitarse a la industria del espectáculo deportivo?

 

Comparto su preocupación que da mucho que pensar. Me viene la imagen de un “niñoprobeta” que pasa su tiempo libre procurándose emociones químicas al cerebro, estimuladas químicamente sólo, quiero decir, sin arraigo en el entorno y el tiempo vital del sujeto. En mi analogía su pregunta sería, por qué la persona reproduce dicho comportamiento? Y así de complicada es la cuestión. Desde la filosofía del derecho, entiendo que debemos primeramente alumbrar la responsabilidad de la persona (y de sus tutores) como determinador(es) de tal conducta, más allá de observar los beneficios que extraen del vicio ajeno las compañías que aseguran el fenómeno desde el poder de las multinacionales, definidos por su lógica mercantilista y sus tendencias tiranas, como los estados, siempre tentados a explotar el tráfico de un opio infalible que neutralice un progreso social alternativo.

   

Cual es la influencia del deporte aficionado en un país como Kenia?

 

Oh! Pongamos el ejemplo de Evelyn Onyango, joven de 24 años que hasta hace poco hacía de gancho de un gang criminal de las chabolas. Era adicta a las drogas como el alcohol. Tenía incluso una pistola a fin de intimidar a las víctimas y así evitar la violencia letal en sus atracos. Terminó estando en busca y captura, como sus excompañeros, la mayoría de los cuales acabaron muertos o asesinados. En su intento de huida, Evelyn se lió con un joven club de fútbol femenino de un “slum” de Nairobi, la verdad es que su vida ha cambiado. Ahora no sólo es la portera del equipo Mukuru Talent F.C., sino que se dedica además a “conversar” con otras jóvenes de las chabolas que están en la misma situación de peligro en la que estaba ella antes. Su fin es que empiecen a entrenar para aprender a defenderse o a meter goles, al mismo tiempo que fortalecen y embellecen sus cuerpos a través de una actividad deportiva que promete ser saludable. El deporte tiene una función esencial en la sociedad.


Respondiendo a su pregunta en el terreno, el Mukuru Talent F.C. se ha ido formando poco a poco, con la visión de los beneficios que puede aportar a la comunidad. Además del equipo de fútbol, gestiona una escuela de primaria para niños en peligro de exclusión social y desarrolla actividades de recogida de basura en el “slum”, y más cosas como mediar con los electos locales para que procuren ayudas a fin de de que al menos algunas de las jóvenes jugadoras puedan sacarse el Form Four (fin del ciclo de la educación secundaria). A largo plazo, el objetivo del Mukuru Talent F.C. (si consiguen subir a la “liga premier”) es crear un Centro de Recursos, provisto de máquinas de coser, ordenadores, biblioteca, con el potencial de facilitar rigor en el conocimiento y empoderamiento a las personas desempleadas de este barrio Mukuru Kwa Njenga. Realmente el modelo del club es una joya en este país y en otros tantos africanos donde la vida social aún se antoja desequilibrada por el éxodo rural y la herencia activa de las tiranías políticas.


Por qué es importante que los medios de comunicación también reflejen esta realidad?

 

En el caso de este club, si los medios se interesaran en retransmitir sus experiencias y sus retos, estarían ellas más cerca de conseguir cumplir sus objetivos, quiero decir, desde el año pasado juegan en la primera división nacional pero todavía no tienen sponsor y muchas de ellas, Evelyn Onyango por ejemplo, tampoco tienen ni botas para darle al balón.


Qué podría cambiar en nuestras sociedades si los medios de comunicación pusieran su influencia al servicio de estas historias ciudadanas de practica deportiva?

 

Podría todo cambiar tal vez, lograr una sociedad que reconoce los talentos de cada uno en su posición en el equipo, sea portera o motor. Sin embargo por rigor, deberíamos pararnos a pensar en todo lo que debe cambiar previamente para que dicho cambio pueda tener lugar. Debemos asumir que los medios de comunicación como empresas multinacionales son sistemas de poder que se auto-programan dadas las conductas de las personas de nuestro tiempo y entorno, y así reencontrar nuestra propia responsabilidad, pues sólo así podremos verdaderamente luchar contra las tiranías de los medios de comunicación.

 

*Oskar Epelde es un periodista y documentalista, corresponsal de Telesur para Africa. 

Por favor revise su correo electrónico para obtener un enlace para activar su cuenta.